Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ciencia’ Category

2016-05-10_12-09-03

Los campos electromagnéticos se dan de forma natural en nuestro entorno, por ejemplo: el campo eléctrico y magnético estático natural de la Tierra, los rayos X y gamma provenientes del espacio y los rayos infrarrojos y ultravioletas que emite el Sol; incluso la luz visible es una radiación electromagnética. También existen los campos electromagnéticos artificiales, energía eléctrica, telefonía móvil, ondas de radio y televisión, sistemas antirrobo, detectores de metales, radares, mandos a distancia, comunicación inalámbrica entre otros. Las características físicas de cada una dependen de su frecuencia de oscilación.

La primera teoría del campo magnético de la tierra fue expuesta por Edmond Halley, propuso que la Tierra contenía un cierto número de capas esféricas, una dentro de otra, cada una imantada de forma diferente y que giraban lentamente entre sí. Las investigaciones hechas a partir de los trabajos del científico Ampere, Maxwell entre otros, determinaron que la Tierra es un gran núcleo magnético en movimiento dentro de un sistema más amplio, el universo.

A partir de los episodios históricos de investigación sobre magnetismo y la aplicación en la Tierra permiten nombrar dos teorías: El efecto dínamo se basa en el fluído conductor, es decir, el magma puede generar y mantener el campo magnético de la Tierra, ya que por ser de clase variable el campo magnético tiende a ser de género adyacente y por consiguiente la variación del campo no está perfectamente determinada por un patrón común. La otra teoría es la gran cantidad de depósitos de mineral de hierro, los cuales en tiempos remotos se magnetizaron en forma gradual y prácticamente con la misma orientación, por ello actúan como un enorme imán.

El campo magnético terrestre se extiende desde el núcleo hasta atenuarse progresivamente en el espacio exterior, la magnetósfera. Además los campos electromagnéticos naturales al interior de la Tierra pueden ser modificados o neutralizados mediante otros campos artificiales, cualquier máquina eléctrica genera radiaciones que influyen en ellos. Ejemplo, los edificios construídos con hormigón genera el fenómeno conocido como jaula de Faraday, estas estructuras aíslan los campos eléctricos naturales.

Jaula de faraday3

Todos los elementos del sistema, ya se trate de seres vivos o no, mantienen una relación entre sí y dan origen a fenómenos eléctricos y magnéticos que conforman el campo electromagnético en el que todos y cada uno de los cuerpos vibran y emiten energía. Por lo tanto, la interacción de los campos magnéticos con los seres vivos es la magneto-orientación. Esto consiste en que las moléculas y átomos tanto de materiales diamagnéticos como paramagnéticos en presencia de un campo magnético experimentan una fuerza que tiende a orientarlos en una configuración que minimiza la energía libre.

Orientación magnética y su influencia en las Eras
Geológicas

El campo magnético de la Tierra varía en el curso de las eras geológicas, es lo que se denomina “variación secular”. Según se ha comprobado por análisis de los estratos al considerar que los átomos de hierro contenidos tienden a alinearse con el campo magnético terrestre. La dirección del campo magnético queda registrada en la orientación de los dominios magnéticos de las rocas y el ligero magnetismo resultante se puede medir, principio de los metales ferromagnéticos. La gráfica 1, muestra los procesos de magnetización que sufren las rocas.

2016-05-10_12-01-28

Gráfica 1. La interacción de los procesos de magnetización en rocas

Bajo el principio de los metales ferromagnéticos y sus respectivas mediciones se ha podido identificar el movimiento de las placas tectónicas de la Tierra. En algunos lugares existen estructuras geológicas donde la imantación registrada está orientada hacia el polo sur geográfico, este clase de registro es un indicativo que el campo magnético de la Tierra sufre periódicas inversiones.
Este proceso de inversión pudo ser un factor externo limitante y adaptativo donde los organismos se desarrollaron y evolucionaron en presencia de un nuevo campo magnético terrestre produciendo quizás una ventaja evolutiva en algunas especies donde trasmitieron la característica de detectar el campo magnético y el uso en la orientación. Además cabe decir que durante los periodos de inversiones magnéticas han ocurrido extinciones en masa o especializaciones en animales. Las razones pueden ser múltiples, pero una de ellas puede ser la pérdida de referencias en animales que son capaces de detectar el campo magnético terrestre.

Antes de que apareciera el campo magnético de la Tierra, la superficie de la misma estaba prácticamente esterilizada por la radiación cósmica de partículas de alta energía procedentes del espacio que alcanzaban la superficie de la Tierra. Después de la formación del campo magnético terrestre y de la aparición de la vida sobre la Tierra, una inversión magnética puede tener consecuencias desastrosas.

Durante el proceso de inversión, el campo terrestre disminuirá y, por tanto, aumentará la radiación cósmica. La consecuencia es la exposición de los organismos vivos ya formados a fuertes radiaciones ionizantes las cuales serían la causa de un gran número de mutaciones. Como consecuencia, se daría origen a la formación de nuevas especies y la desaparición de otras. En resumen, la gráfica 2, relaciona las inversiones del campo magnético y las extinciones masivas de especies durante las eras geológicas.

2016-05-10_12-03-10

Midiendo el magnetismo de rocas situadas en estratos formados en períodos geológicos distintos se elaboraron mapas del campo magnético terrestre en diversas Eras. Estos mapas muestran que ha habido épocas en que el campo magnético terrestre se ha reducido a cero para luego invertirse. Durante los últimos cinco millones de años se han efectuado más de veinte inversiones, la más reciente hace 700.000 años. Otras inversiones ocurrieron hace 870.000 y 950.000 años. El estudio de los sedimentos del fondo del océano indica que el campo estuvo prácticamente inactivo durante 10 o 20 mil años, hace poco más de un millón de años. Esta es la época en la que surgieron los seres humanos.

El campo magnético y la orientación magnética en seres vivos

Orientación magnética en bacterias. En 1975, Richard Blakemore, establece el magnetotactismo en bacterias. Demostró que las bacterias nadaban siempre a lo largo de las líneas del campo magnético. Luego los análisis de microscopía electrónica y otras técnicas demostraron que en el interior de las bacterias había cristales de magnetita.

Bacterias2

El conocer la inclinación del campo magnético terrestre con respecto a la superficie les sirve a las bacterias para determinar la dirección de mayor profundidad del agua o del fango, medio en el cual viven. El detectar la componente vertical del campo magnético terrestre es para las bacterias la mejor forma de encontrar el fondo.

Esta magnetita se encuentra en el citoplasma envuelto por una membrana biológica, lo que prueba que forma parte de un orgánulo especializado. Por esta razón, se las denominó magnetosomas. Estos magnetosomas aparecen alineados formando una cadena paralela al eje de movilidad de la bacteria. Las interacciones magnéticas entre partículas de la cadena tienden a orientar sus momentos dipolares magnéticos en paralelo a lo largo del eje de la cadena. Así, la orientación de la bacteria en el agua esta determinada por el equilibrio entre la fuerza magnética y las fuerzas aleatorias que tienen su origen en el movimiento térmico de las moléculas del agua.

Orientación magnética en insectos

Miles de escarabajos muertos

abejas-png_604x0

El caso de las abejas melíferas (Apis mellifera), se ha comprobado que están claramente influenciadas por los campos magnéticos ambientales, y en particular, poseen orientación magnética. Estas abejas comunican la posición de una fuente de comida a otros miembros de la colonia por medio de una danza aérea. El ángulo entre la dirección de la danza y la vertical indica el ángulo entre la fuente de comida y el Sol. Cuando el campo magnético se cancela por medio de bobinas se producen errores en el ángulo de danza y campos magnéticos débiles que afectan la dirección de la danza. También se ha comprobado que la construcción del panal tiene una orientación magnética.

La magnetita se encuentra en el abdomen no solo de las abejas sino en otros insectos (inclusive en otros artrópodos). En estos segmentos abdominales hay numerosos gránulos ricos en óxido de hierro hidratado, posible precursor del Fe3O4, magnetita.

Orientación magnética en peces

Dead fish float on the shoreline of Mona Lake along Wellesley Drive just east of Ross Park in Norton Shores Wednesday. Date shot: 4/2/08.

Según Brown, los condrictios son capaces de utilizar el campo magnético para orientarse, son sensibles a las líneas de campo magnético de una manera indirecta, a través de la detección, por medio de electrorreceptores. En el agua de mar hay disueltos iones por lo que las corrientes oceánicas implican corrientes eléctricas. Por tanto, tenemos una corriente eléctrica en presencia de un campo magnético (el terrestre). La fuerza de Lorentz sobre ellas produce una separación de las cargas (efecto Hall) lo cual forma unos campos geoeléctricos, esto genera minúsculos campos eléctricos que son detectados por estos animales a través de las ampollas de Lorenzinni. Pero en otros peces es deforma directa pues se ha establecido la presencia de magnetita en su cuerpo.

Orientación magnética en anfibios

Miles de anfibios muertos

Se ha comprobado en los tritones adoptan un rumbo medio en dirección a las charca de origen, dado a la sensibilidad que tienen a la acción del campo magnético de la Tierra, además pueden orientarse con respecto a él.

Los tritones efectúan desplazamientos o migraciones, inferiores a 5 km en los que mantienen un rumbo constante hacia un lugar de destino. Tal orientación puede conseguirse con un sentido direccional (“sentido de brújula simple”). Además requieren de un sentido direccional o un sentido de posición geográfica (“sentido de mapa”) elaborado a partir de la información espacial disponible en el lugar en que se encuentra el individuo.

Miles de anfibios muertos2

Para realizar una verdadera navegación, utilizando un mapa, los tritones deben conocer la alineación de los gradientes magnéticos alrededor de sus charcas de cría, de forma que, cuando son desplazados a lugares desconocidos para ellos, puedan comparar los valores del campo geomagnético local con los de su charca, determinando así su posición geográfica en relación con su hogar. Por el momento es incierto encontrar magnetita en su cuerpo.

Orientación magnética en reptiles

Tortugas y delfines muertos

Los parámetros geomagnéticos varían de manera uniforme y predecible según la latitud: así, la inclinación de las líneas de campo magnético (ángulo con el que las líneas del campo magnético terrestre interceptan la superficie de la Tierra) y la intensidad del campo magnético en las direcciones horizontal y vertical. Cualquiera de estas magnitudes podría servir de componente en un mapa para determinar la posición con respecto a un objetivo. Se ha demostrado que las tortugas pueden detectar tanto la intensidad como la orientación del campo magnético terrestre con lo cual pueden usar un “mapa” magnético de dos coordenadas.

Orientación magnética en aves

Aves muertas

Para la comprobar la acción del campo magnético, colocaron pequeñas barras imantadas en la parte trasera de la cabeza de un grupo de palomas y se comparó su habilidad de volver a las jaulas del palomar con las de un grupo de control que sólo llevaba barras de cobre. Cuando el cielo estaba cubierto, la orientación de las palomas que llevaban imanes quedaba imposibilitada mientras que la del grupo de control se mantenía y era capaz de volver al palomar. Luego se sustituyeron los imanes por bobinas de Helmhotz sujetas a las cabezas de las palomas cuando el cielo estaba cubierto. Comprobaron que la dirección del vuelo dependía de la orientación del campo magnético generado con las bobinas. También se comprobó que las anomalías magnéticas y las tormentas magnéticas afectaban la orientación. Trabajos posteriores mostraron que, además de tener una sensibilidad magnética las palomas podrían tener un “mapa” magnético. Quedó así claramente establecido que existe una orientación de las palomas a través del campo geomagnético.

Aves muertas2

Estudios morfológicos comprobaron en las palomas la presencia de material magnético en la cabeza y el cuello. La mayoría del material magnético se encontraba localizado entre el encéfalo y el cráneo, Fe3O4, es decir, magnetita.

Orientación magnética en mamíferos

Ballenas Muertas Golfo de Penas

En el fondo del océano se forman unas bandas magnéticas debido a las fisuras entre placas. La señal magnética de cada banda puede sumarse al campo geomagnético local, aumentando ligeramente el campo total (máximo magnético), o bien se opone al campo actual de la tierra, reduciéndolo (mínimo magnético). Estas bandas son verdaderas “autopistas” magnéticas. Se pueden detectar tales bandas de intensidad magnética máxima y mínima en regiones muy extensas del océano abierto. Estas bandas afectan a las ballenas y delfines, han demostrado que las ballenas y los delfines quedan con frecuencia varados en playas donde los mínimos magnéticos interceptan la tierra, lo que da pie a suponer que los cetáceos siguen esas rutas de migración.

Resuelto el misterio de la muerte de delfines

Estos animales también tienen magnetita en el cráneo y hay una evidencia de que nadan siguiendo las líneas del campo magnético terrestre. En el caso de las ballenas, cuando hay perturbaciones geomagnéticas, hay abarrancamientos en las costas debido a que pierden su orientación.

ballenas muertas

En roedores hay la orientación magnética, la magnetita se encuentra en la cavidad etmoidal y en los huesos nasales.

roedores

También se ha visto que en las proximidades de la magnetita hay terminaciones nerviosas por lo que se podría hablar de una función sensorial para detectar campos magnéticos.

Monos y el ser humano

Monos muertos

En los monos y en el ser humano se ha encontrado magnetita tanto en la cavidad etmoídea como en otras partes. En el humano, los tejidos blandos del cerebro contienen el equivalente de varios millones de magnetosomas por gramo. Esto implica que menos del 0.1 % de las células del cerebro humano contienen magnetita. Se ha observado que los seres humanos que trabajan en las proximidades de imanes artificiales muy potentes experimentan pérdidas de memoria y que la exposición del cerebro humano a campos magnéticos poco intensos durante unos minutos al día aumenta sensiblemente la actividad cerebral.

Bacterias

De forma indirecta, las bacterias del intestino humano se multiplican rápidamente. Hay gérmenes que desarrollan una enorme resistencia a los antibióticos mientras que otros se hacen mil veces más vulnerables cuando se altera el campo magnético. Las investigaciones en el humano actual no emiten evidencia de la existencia de campos magnéticos de orientación ni mapas de orientación naturales.

RESUMEN

El campo magnético debe ser entendido como una fuerza fundamental de la naturaleza donde hay una estrecha relación entre la electricidad y el magnetismo. Este campo determina la orientación de los animales y bacterias de forma directa o indirecta. Por lo tanto el siguiente escrito pretende resaltar la importancia del campo magnético terrestre y la influencia que ha tenido durante las eras geológicas. Además de describir la orientación magnética de las bacterias, insectos y vertebrados.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Los campos electromagnéticos.

Fuente: PROBICO. En [http://www.casasactuales.com /?p=10]. Llanos Lecumberri, Carlos. “La polémica sobre los efectos de los campos electromagnéticos analizada desde el punto de vista de la responsabilidad corporativa: el caso de red eléctrica de
España”. En [www.mes-d.net/grupcies/boletin/articuloii_edic_44.pdf].

Stern P, David. Campos Magnéticos – Historia. En [http://www.iki.rssi.ru/mirrors/stern/Education
/ /Mhmfield.html].

El Inconstante Campo Magnético de la Tierra. En [http://ciencia.nasa.gov/headlines
/y2003/29dec_magneticfield.htm].

Piquemal, M. & Heintz S. Exposición a campos electromagnéticos. En [http://www.geohabitar. cl/articulo_bioddp_emf2.pdf]

De la peña Aznar, José. Biografía del campo electromagnético. Boletín de la información tecnología e información. En [http://sociedaddelainformacion.telefonica.es/jsp/artículos
/detalle.jsp?elem=107].

Urrutia F. Paleomagnetismo, deriva continental y tectónica de placas. En
[http://omega.ilce.edu.mx:3000/sites/ciencia/volumen2/ciencia3/066/htm/sec_9.htm]

Geophysics 221 Magnetización Remanente de materiales geológicos. En
[http://www.geociencias.unam.mx/~rmolina/Paleomagnetismo-html/magrem.html].

Rasilla, F. & Rodríguez G. Orientación magnética y magnetorrecepción en anfibios. En
[http://www.herpetologica.org/revista/rev21/DIEGO-RASILLA_text19-39.pdf]

Lic. Alexander Afanador C.

Anuncios

Read Full Post »

Los científicos solares están acostumbrados a ver manchas en el sol,  islas irregulares de magnetismo que a veces entran en erupción, produciendo fuertes erupciones solares.

Este 9 de mayo de 2016, verán algo muy especial, un oscuro círculo en movimiento a través del disco solar.

Mercurio pasa directamente entre el Sol y la Tierra alrededor de 13 veces cada siglo. La última vez que sucedió fue hace diez años, en 2006 y la próxima vez será el 11 de Noviembre de 2019.

El tránsito de este año será ampliamente visible desde la mayor parte de la Tierra, incluyendo las Américas, el Atlántico y el Pacífico, Europa, África y gran parte de Asia.

En los EE.UU. comienza en la mañana del lunes, 9 de mayo de las 7:15 pm EST. Esto significa que comienza antes de la salida del sol en la costa oeste, pero eso no es problema. El tránsito tiene una duración de más de siete horas, por lo que Mercurio se seguirá deslizando a través del disco solar cuando el sol sale sobre lugares como California y Alaska. Todo el mundo en los EE.UU. puede experimentar el evento.

Precaución: Tenga cuidado cuando observe el tránsito. Mercurio cubrirá sólo una pequeña fracción de la superficie cegadora del sol. Mirando el sol con los ojos sin proteger será muy peligroso este 9 de mayo.

Con un filtro apropiado, sin embargo, ver el tránsito de Mercurio puede ser una experiencia maravillosa. Para mayor observación del evento, se puede requerir de un telescopio con un filtro solar de seguridad para ver el diminuto disco de Mercurio a través de la cara del sol. Mercurio es demasiado pequeño para ser visto sin aumento.

Transito de Mercurio 09-05-2016

 

Si no puede encontrar el acceso a un buen telescopio, el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA también será testigo de todo el tránsito transmitiendo en vivo desde el Centro de Ciencia Espacial de Coca-Cola en Columbus, Georgia.

http://www.ccssc.org/webcast.html

Además, el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA transmitirá imágines desde el espacio .

http://sdoisgo.blogspot.cl/2016/04/mercury-transit-in-8-days.html

 

Read Full Post »

Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo “esotérico”, cosas de locos. La mayor parte de la gente desconoce que la mecánica cuántica, es decir, el modelo teórico y práctico dominante hoy día en el ámbito de la ciencia, ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad. Que cuando creemos que podemos, en realidad, podemos. Sorprendentes experimentos en los laboratorios más adelantados del mundo corroboran esta creencia.

El estudio sobre el cerebro ha avanzado mucho en las últimas décadas mediante las “tomografías”. Conectando electrodos a este órgano, se determina donde se produce cada una de las actividades de la mente. La fórmula es bien sencilla: se mide la actividad eléctrica mientras se produce una actividad mental, ya sea racional, como emocional, espiritual o sentimental y así se sabe a qué área corresponde esa facultad.

Estos experimentos en neurología han comprobado algo aparentemente descabellado: cuando vemos un determinado objeto aparece actividad en ciertas partes de nuestro cerebro… pero cuando se exhorta al sujeto a que cierre los ojos y lo imagine, la actividad cerebral es ¡idéntica! Entonces, si el cerebro refleja la misma actividad cuando “ve” que cuando “siente”, llega la gran pregunta: ¿cuál es la Realidad? “La solución es que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina porque las mismas redes neuronales están implicadas; para el cerebro, es tan real lo que ve como lo que siente”, afirma el bioquímico y doctor en medicina quiropráctica, Joe Dispenza en el libro “¿y tú qué sabes?”. En otras palabras, que fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones.

La farmacia del cerebro

En un pequeño órgano llamado hipotálamo se fabrican las respuestas emocionales. Allí, en nuestro cerebro, se encuentra la mayor farmacia que existe, donde se crean unas partículas llamadas “péptidos”, pequeñas secuencias de aminoácidos que, combinadas, crean las neurohormonas o neuropéptidos. Ellas son las responsables de las emociones que sentimos diariamente. Según John Hagelin, profesor de física y director del Instituto para la ciencia, la tecnología y la política pública de la Universidad Maharishi, dedicado al desarrollo de teorías del campo unificado cuántico: “hay química para la rabia, para la felicidad, para el sufrimiento, la envidia…”

En el momento en que sentimos una determinada emoción, el hipotálamo descarga esos péptidos, liberándolos a través de la glándula pituitaria hasta la sangre, que conectará con las células que tienen esos receptores en el exterior. El cerebro actúa como una tormenta que descarga los pensamientos a través de la fisura sináptica. Nadie ha visto nunca un pensamiento, ni siquiera en los más avanzados laboratorios, pero lo que sí se ve es la tormenta eléctrica que provoca cada mentalismo, conectando las neuronas a través de las “fisuras sinápticas”.

Cada célula tiene miles de receptores rodeando su superficie, como abriéndose a esas experiencias emocionales. Candance Pert, poseedora de patentes sobre péptidos modificados y profesora en la universidad de medicina de Georgetown, lo explica así: “Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula”.

Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a “recibir” cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento. A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos “algo” en repetidas ocasiones. Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto “ascensor” se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento-objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como “fobia” o “miedo”.

Todos los hábitos y adicciones operan con la misma mecánica. Un miedo (a no dormir, a hablar en público, a enamorarse) puede hacer que recurramos a una pastilla, una droga o un tipo de pensamiento nocivo. El objetivo inconsciente es “engañar” a nuestras células con otra emoción diferente, generalmente, algo que nos excite, “distrayéndonos” del miedo. De esta manera, cada vez que volvamos a esa situación, el miedo nos conectará, inevitablemente, con la “solución”, es decir, con la adicción. Detrás de cada adicción (drogas, personas, bebida, juego, sexo, televisión) hay pues un miedo insertado en la memoria celular.

La buena noticia es que, en cuanto rompemos ese círculo vicioso, en cuanto quebramos esa conexión, el cerebro crea otro puente entre neuronas que es el “pasaje a la liberación”. Porque, como ha demostrado el Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con lamas budistas en estado de meditación, nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso, en la ancianidad. Por ello, se puede desaprender y reaprender nuevas formas de vivir las emociones.

Mente creadora

Los experimentos en el campo de las partículas elementales han llevado a los científicos a reconocer que la mente es capaz de crear. En palabras de Amit Goswani, profesor de física en la universidad de Oregón, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo de lo que hace el observador: “cuando el observador mira, se comporta como una onda, cuando no lo hace, como una partícula”. Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de los laboratorios… y cada uno de nosotros está compuestos de millones de átomos.

Traducido al ámbito de la vida diaria, esto nos llevaría a que nuestra Realidad es, hasta cierto punto, producto de nuestras propias expectativas. Si una partícula (la mínima parte de materia que nos compone) puede comportarse como materia o como onda… Nosotros podemos hacer lo mismo.

La realidad molecular

Los sorprendentes experimentos del científico japonés Masaru Emoto con las moléculas de agua han abierto una increíble puerta a la posibilidad de que nuestra mente sea capaz de crear la Realidad. “Armado” de un potente microscopio electrónico con una diminuta cámara, Emoto fotografió las moléculas procedentes de aguas contaminadas y de manantial. Las metió en una cámara frigorífica para que se helaran y así, consiguió fotografiarlas. Lo que encontró fue que las aguas puras creaban cristales de una belleza inconmensurable, mientras que las sucias, sólo provocaban caos. Más tarde, procedió a colocar palabras como “Amor” o “Te odio”, encontrando un efecto similar: el amor provocaba formas moleculares bellas mientras que el odio, generaba caos.

La explicación biológica a este fenómeno es que los átomos que componen las moléculas (en este caso, los dos pequeños de Hidrógeno y uno grande de Oxígeno) se pueden ordenar de diferentes maneras: armoniosa o caóticamente. Si tenemos en cuenta que el 80% de nuestro cuerpo es agua, entenderemos cómo nuestras emociones, nuestras palabras y hasta la música que escuchamos, influyen en que nuestra realidad sea más o menos armoniosa. Nuestra estructura interna está reaccionando a todos los estímulos exteriores, reorganizando los átomos de las moléculas.

El valioso vacío atómico

Aunque ya los filósofos griegos especularon con su existencia, el átomo es una realidad científica desde principios de siglo XX. La física atómica dio paso a la teoría de la relatividad y de ahí, a la física cuántica. En las escuelas de todo el mundo se enseña hoy día que el átomo está compuesto de partículas de signo positivo (protones) y neutras (neutrones) en su núcleo y de signo negativo (electrones) girando a su alrededor. Su organización recuerda extraordinariamente a la del Universo, unos electrones (planetas) girando alrededor de un sol o núcleo (protones y neutrones). Lo que la mayoría desconocíamos es que la materia de la que se componen los átomos es prácticamente inexistente. En palabras de William Tyler, profesor emérito de ingeniería y ciencia de la materia en la universidad de Stanford, “la materia no es estática y predecible. Dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un lugar insignificante: el resto es vacío”.

En otras palabras, que el átomo no es una realidad terminada sino mucho más maleable de lo que pensábamos. El físico Amit Goswani es rotundo: “Heinsenberg, el codescubridor de la mecánica cuántica, fue muy claro al respecto; los átomos no son cosas, son TENDENCIAS. Así que, en lugar de pensar en átomos como cosas, tienes que pensar en posibilidades, posibilidades de la consciencia. La física cuántica solo calcula posibilidades, así que la pregunta viene rápidamente a nuestras mentes, ¿quién elige de entre esas posibilidades para que se produzca mi experiencia actual? La respuesta de la física cuántica es rotunda: La conciencia está envuelta, el observador no puede ser ignorado”.

¿Qué realidad prefieres?

El ya famoso experimento con la molécula de fullerano del doctor Anton Zeillinger, en la Universidad de Viena, testificó que los átomos de la molécula de fullerano (estructura atómica que tiene 60 átomos de cárbón) eran capaces de pasar por dos agujeros simultáneamente. Este experimento “de ciencia ficción” se realiza hoy día con normalidad en laboratorios de todo el mundo con partículas que han llegado a ser fotografiadas. La realidad de la bilocación, es decir, que “algo” pueda estar en dos lugares al mismo tiempo, es algo ya de dominio público, al menos en el ámbito de la ciencia más innovadora. Jeffrey Satinover, ex presidente de la fundación Jung de la universidad de Harvard y autor de libros como “El cerebro cuántico” y “El ser vacío”, lo explica así: “ahora mismo, puedes ver en numerosos laboratorios de Estados Unidos, objetos suficientemente grandes para el ojo humano, que están en dos lugares al mismo tiempo, e incluso se les puede sacar fotografías. Yo creo que mucha gente pensará que los científicos nos hemos vuelto locos, pero la realidad es así, y es algo que todavía no podemos explicar”.

Quizás porque algunos piensen que la gente “de a pie” no va a comprender estos experimentos, los científicos todavía no han conseguido alertar a la población de las magníficas implicaciones que eso conlleva para nuestras vidas, aunque las teorías añejas sí forman parte ya del dominio de la ciencia divulgativa.

Seguramente la teoría de los universos paralelos, origen de la “superposición cuántica”, es la que ha conseguido llegar mejor al gran público. Lo que viene a decir es que la Realidad es un número “n” de ondas que conviven en el espacio-tiempo como posibilidades, hasta que UNA se convierte en Real: eso será lo que vivimos. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos (“yo sí puedo”, “yo no puedo”) de encerrarnos en una realidad limitada y negativa o en la consecución de aquellas cosas que soñamos. En otras palabras, la física moderna nos dice que podemos alcanzar todo aquello que ansiamos (dentro de ese abanico de posibilidades-ondas).

En realidad, los descubrimientos de la física cuántica vienen siendo experimentados por seres humanos desde hace milenios, concretamente, en el ámbito de la espiritualidad. Según el investigador de los manuscritos del Mar Muerto, Greg Braden, los antiguos esenios (la comunidad espiritual a la que dicen perteneció Jesucristo) tenían una manera de orar muy diferente a la actual. En su libro “El efecto Isaías: descodificando la perdida ciencia de la oración y la plegaria”, Braden asegura que su manera de rezar era muy diferente a la que los cristianos adoptarían. En lugar de pedir a Dios “algo”, los esenios visualizaban que aquello que pedían ya se había cumplido, una técnica calcada de la que hoy se utiliza en el deporte de alta competición, sin ir más lejos. Seguramente, muchos han visto en los campeonatos de atletismo cómo los saltadores de altura realizan ejercicios de simulación del salto: interiormente se visualizan a sí mismos, ni más ni menos que realizando la proeza. Esta técnica procede del ámbito de la psicología deportiva, que ha desarrollado técnicas a su vez recogidas del acervo de las filosofías orientales. La moderna Programación Neurolingüística, usada en el ámbito de la publicidad, las relaciones públicas y de la empresa en general, coincide en recurrir al tiempo presente y a la afirmación como vehículo para la consecución de los logros. La palabra sería un paso más adelante en la creación de la Realidad, por lo que tenemos que tener cuidado con aquello que decimos, de alguna manera, estamos atrayendo esa realidad.

Read Full Post »

Blog de José Miguel Torres

Otros temas que preocupan